fbpx

Desde Autismo España nos sumamos a la reclamación del CERMI y solicitamos que se realice a las personas con TEA y los profesionales que les atienden las pruebas diagnósticas del COVID-19. Dicho coste debería ser asumido por las respectivas Administraciones.

  • La Confederación se suma a la reclamación del Cermi en relación a todas las personas con discapacidad

Las personas con trastorno del espectro del autismo (TEA) conforman uno de los colectivos sociales más vulnerables en esta crisis sanitaria provocada por el COVID-19. Han sufrido de una manera más dura si cabe las consecuencias del confinamiento, ya que las rutinas habituales de su vida se han visto modificadas drásticamente, muchos servicios de atención a personas con discapacidad han cerrado sus puertas y muchos equipos profesionales que habitualmente les atienden (tanto en centros residenciales como a domicilio) han tenido que suspender su actividad. 

Como señala el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI), tanto las personas con discapacidad como estos profesionales que les atienden en recursos sociales como residencias, viviendas de apoyo, centros de día, servicios de atención temprana o de asistencia personal, son grupos especialmente expuestos al coronavirus. Por ello, desde Autismo España nos sumamos a la reclamación del CERMI y solicitamos que se les realice, de manera universal y sin coste para ellas, las pruebas diagnósticas del COVID-19. Dicho coste debería ser asumido por las respectivas Administraciones, como cuestión de salud pública. 

Reclamación del Cermi 

Como señala el Cermi, en la actualidad, son las propias organizaciones sociales, las familias o las propias personas con discapacidad las que tienen que asumir el coste de estas pruebas diagnósticas en la mayor parte de los territorios. Pero, en una situación de pandemia como la que vivimos, dicho coste debería recaer en las Administraciones, y no en las personas más vulnerables al contagio y al impacto de la enfermedad. Proyectar el coste en las personas usuarias de estos servicios sociales es, además de profundamente injusto, un factor que fragiliza la respuesta a la pandemia, pues muchas personas no podrán hacer frente al gasto que suponen la pruebas y quedarán desprotegidas, ellas y su entorno. 

Por todo ello, el movimiento CERMI, del que forma parte Autismo España, exige al Estado y a las Comunidades Autónomas que, en el seno del Consejo Interterritorial de Salud y del Consejo Territorial de Servicios Sociales y del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia, se adopten con urgencia sendos acuerdos con criterios uniformes de gratuidad y universalidad de las pruebas diagnósticas del COVID-19 en el ámbito de la discapacidad. 

#EstadoAlarmaTEA
Suscríbete a Autismo España