fbpx
  • Son las palabras de Inés, una mujer con trastorno del espectro autista que ha querido compartir su vivencia en nuestro Canal de Incidencias. También les contamos la experiencia de Elena, testimonios en primera persona con nombres ficticios
  • Las personas con TEA pueden seguir ejerciendo su derecho de libre circulación cuando así no necesiten, sin tener en cuenta las franjas horarias estipuladas por el Gobierno para la población general

La desescalada hacia la nueva normalidad va cambiando poco a poco la realidad social y la de las personas con trastorno del espectro del autismo. Aunque toda la población tiene el derecho de salir a la calle con las restricciones establecidas en la legislación vigente y según la fase del estado de alarma en la que se encuentre el territorio donde residen, se siguen registrando incidencias que atentan contra la libre circulación de las personas con TEA durante el estado de alarma. Y es que a pesar de las franjas horarias establecidas por edades por el Gobierno para que la población, en general, pueda salir a la calle, las personas con TEA pueden seguir ejerciendo su derecho de libre circulación cuando así lo necesiten, sea la hora que sea.

 Algo más del 31% de los testimonios registrados en nuestro Canal de Incidencias, son en este sentido. Nos hacemos eco de algunos de ellos, siempre desde el anonimato, con nombres y procedencias ficticias.

Elena salió, como cada día desde que comenzó el estado de alarma, con Javier. Los dos salen a dar ese paseo que tanto necesita Javier, un niño de 12 años con trastorno del espectro del autismo. Hace 10 años que se conocen y que intercambian miradas cómplices. Pero aquél día estaban a punto de vivir una situación que no esperaban: “nos paró la policía local para saber a dónde íbamos, le dijimos que tiene autismo pero no se lo creyó y nos multó con una sanción grave por no tener el Informe médico en ese momento, aunque llamamos a un familiar para que nos lo acercara al lugar.” El desconocimiento o las medidas tomadas por las diferentes instituciones, han generado dudas a la hora de aplicar la ley en vigor durante el confinamiento. “El menor, totalmente bloqueado, no podía hablar ni dar un paso. No recibió ninguna palabra de  tranquilidad”, relata Elena, embarazada casi de 35 semanas del futuro hermano de Javier.

Nos paró la policía local para saber a dónde íbamos. Le dijimos que tiene autismo pero no se lo creyeron.

Elena ha registrado este percance en el Canal de Incidencias

A pesar de que el Gobierno reconoció el derecho de las personas con TEA a salir a la calle, solas o acompañadas, durante el estado de alarma en la Instrucción del 19 de Marzo de 2020 del Ministerio de Sanidad,  las incidencias por hostigamientos, insultos o incluso multas han sido las más repetidas durante el mes de abril. El 21% de las denuncias registradas en nuestro Canal de Incidencias durante el pasado mes, correspondieron a esta problemática. Aunque la falta de apoyo especializado social o sanitario va en aumento, la problemática por la libre circulación todavía sigue siendo una de las primeras del listado de incidencias de nuestro Canal.  

La ciudadanía ha dado cada día,  muchas muestras de apoyo al personal sanitario con aplausos a las 8 de la tarde. Sin embargo, otras personas como Inés, han recibido esa atención transformada en intimidación: “recibí distintas críticas por parte de ciertos vecinos desde sus ventanas, increpándome por estar en la calle, y posteriormente increpándome por no llevar señalización como persona con TEA. Me he sentido muy frustrada, no he sido capaz ni de contestar. Suerte que mi madre estaba conmigo.”  Inés es una mujer con TEA cuya psiquiatra, psicóloga y logopeda le había indicado expresamente que ejerciera su derecho a dar un paseo breve durante el confinamiento. Y así lo hizo, cumpliendo con todas las recomendaciones, “salí con el informe médico y el DNI por si me lo requería la policía. Todo fue bien, tomé las precauciones oportunas y no tuve contacto con nadie más”, asegura. Sin embargo la peor parte la recibió de sus vecinos.

Recibí distintas críticas por parte de ciertos vecinos desde sus ventanas, increpándome por estar en la calle, y por no llevar señalización como persona con TEA. Me he sentido muy frustrada.

Inés nos ha contado esta desagradable experiencia a través del Canal de Incidencias

Las historias de Elena, Inés y tantas otras personas con TEA y/o familiares que nos han hecho llegar sus principales necesidades a nuestro Canal de Incidencias, nos están sirviendo para continuar nuestra labor de concienciación ciudadana sobre los derechos de las personas con autismo pero, sobre todo, para conseguir el reconocimiento legal de las necesidades de las personas con TEA y sus familias. Gracias a su registro en el Canal de Incidencias Autismo España ejerció la incidencia política necesaria para conseguir la instrucción que reconoce el derecho inherente de las personas con TEA a salir a la calle, cuando así lo necesiten.

Ayúdanos a seguir avanzando en las soluciones que debemos dar  a las necesidades que la crisis sanitaria por el COVID-19 está dejando en las personas con TEA, sus familias y los/as profesionales que les asisten. Registra tu incidencia en nuestro Canal.

Accede al Canal de Incidencias de Autismo España aquí.

#EstadoAlarmaTEA
Suscríbete a Autismo España